Prostitución dentro de los juegos 3D online

Gamer porno

Los juegos virtuales 3D no son solo para niños. Grandes comunidades como la de Second Life cada vez son más utilizadas por adultos. Allí donde se puede crear un avatar, y mediante el uso de chats de mensajería, moverte por diferentes salas que asemejan a lugares como montañas, playas, ríos, hoteles, discotecas y todo lo que te puedas imaginar. En este mundo virtual, creas una vida paralela a la tuya, ya que entras en él y terminas envuelto en un mundo donde haces amigos, parejas y mucho más, y una de las cosas que se encuentran dentro de este juego es a chicas y chicos ejerciendo la prostitución desde su avatar.

En qué se basan los juegos 3D para adultos

Aún cuando no son juegos que estén diseñados solo para adultos, sí tienen un status que es para personas adultas, el juego en si, fomenta el conocer personas, hacer amistades, divertirse y entretenerse, pero con la posibilidad de entrar al mundo adulto donde puedes acceder a salas de sexo, tener desnudos para tu avatar, contar con poses sexuales bastante explicitas, que incluyen salas de BDSM, sumisión, y otras más según la creatividad de los jugadores, quienes arman las salas y las ponen a disposición del resto de las personas que forman parte del juego.

Para formar parte de este mundo virtual debes registrarte en el juego, escoger un avatar que en principio será muy básico y luego comenzar a perfeccionarlo, cada juego tiene un tipo de moneda con la cual puedes comprar ropa, cambiar tu aspecto, decorar salas, adquirir mascotas y comprar diferentes cosas, entr ellas... noches de placer virtual.

Salas temáticas

Las salas que encuentras en estos juegos se dividen muchas veces por temas, puedes escoger entre lugares al aire libre, fantasía, clubs, cines y salas de pago, las salas de pago son clubs donde se contratan avatar mujeres para bailar y hacer pasar un rato sexy y entretenido a los avatar hombres que las visitan.

Estas salas son exclusivamente para adultos quienes ya hayan verificado que lo son y formen parte de la especie de club que garantiza que la persona es mayor de edad. El juego aun cuando en principio da algunas facilidades de obtener objetos, casas y ropa, luego va reduciendo estas oportunidades de adquirir regalos, y es cuando muchas chicas y chicos, deciden incursionar en la "vida nocturna" de este mundo virtual, hay personas tal y como en la vida real, que por tener mayor poder adquisitivo abren un club de pago, contrata algunas bailarinas y comienza a lucrarse con la moneda del juego, pagando un porcentaje a las bailarinas y quedando la sala con una parte de la ganancia.

Entonces, cómo se ejerce la prostitución desde un juego 3D

Muchas personas entran a este tipo de juegos por curiosidad o con el ánimo de conocer gente nueva, pero la realidad es que para muchos, estos juegos 3D con avatares que son hermosos y pueden desnudarse, hacer poses y tener sexo, son un lugar donde entrar a experimentar y explorar nuevos morbos, de ahí que surja la prostitución en este tipo de mundo virtual.

Hay tres maneras de ejercer la prostitución. Algunas chicas se dedica a bailar en algún club a cambio de regalos de su lista de deseos, pasan la noche bailando, hablando con los avatar clientes, se quitan la ropa, hacen show donde se van desvistiendo y al finalizar del show, el cliente les envía un regalo para pagar por sus servicios. En este caso no llegan a tener sexo son una especie de bailarina que acompaña mientras el cliente permanece en la sala.

Otra categoría de chicas ejerciendo la prostitución dentro de este tipo de juegos son aquellas que ya sea dentro de un club, enviando mensajes al buzón de los avatar hombres o entrando a salas de la categoría adulto donde hay hombres solos, ofrecen su servicio, este servicio es virtual. Es decir, es sexo virtual donde a través del chat, ambos describen una situación erótica y utilizando las poses y los desnudos de sus avatares, simulan una relación sexual. En este caso el pago generalmente es en la moneda del juego.

La última categoría son las chicas quienes realmente se dedican a la prostitución, y entran a estos juegos a buscar clientes para llevarlos fuera y cobrarles en dinero sus servicios, o también buscan los clientes de la misma manera en que los casos anteriores pero ofreciendo sexo por webcam a cambio de dólares, o envío de fotos y videos de ellas masturbándose o sin ropa, por un pago establecido.

Cómo se tiene sexo en un juego 3D

En esta práctica las personas utilizan las palabras e imaginación, poniendo de relieve lo complejo de la sexualidad humana, con el surgir de estas prácticas que desafían todo lo que sabíamos sobre el sexo, y demuestra que la estimulación radica mayormente en la mente de los involucrados. Una chica puede ser contratada incluso por 2 avatar hombres e irse a una sala de trios, donde utilizando las poses existentes, jugaran una especie de rol, de esta misma manera se hace con cualquier otro gusto o práctica.

Utilizando el chat, las personas imaginan que están en el momento del sexo, comenzando a describir la escena que tienen en su mente, y recibiendo la respuesta de la chica a quien han contratado, utilizando la palabra para describir, animar y excitar de manera tal que cada uno consiga a través de la masturbación el orgasmo y el placer sexual.

El sexo tiene muchas maneras de vivirlo y disfrutarlo, aun cuando no será jamás igual contratar una escort y poder en realidad tocarla y vivir el momento, el sexo virtual es algo que se ha hecho muy popular, muchas personas lo practican y lo disfrutan.

Con esta nueva tendencia de sexo en juegos 3D, uno solo tiene que registrarse, ir a la sala adecuada, escoger la chica que le llama la atención, y disfrutar el momento, con el plus de que si quiere un sexo virtual más visual, ahí mismo puede conseguir una chica que quiera llevarlo a una webcam.

También es un lugar ideal para que las chicas que se dedican a a esta práctica como trabajo, puedan entrar y conocer personas dispuestas a pagar por sus servicios y que van directamente a lo que desean. Definitivamente es una interesante manera de vivir una nueva experiencia sexual.