Cinco condiciones para tener una novia escort

Novia escort

Puede pensarse que es casi imposible que una escort pueda tener una pareja o casarse, por lo que implica el trabajo sexual en sí. Sin embargo hoy en día hay varias historias positivas.

Cualquiera con un poco de imaginación podría pensar en varias razones por las que sería una gran experiencia tener una novia escort... no es tan difícil. Pero lo que sí reviste cierta dificultad es cómo encarar esas cosas que realmente, no son para cualquiera, y que se presentan como moneda corriente en la vida de una chica escort.

Están los hombres que dicen no sentirse cómodos con una pareja que tiene sexo con otros hombres todos los días, y están los otros, que afirman que no estigmatizan el trabajo sexual, y no tendrían ningún problema con eso, o al menos podrían manejarlo. Posiblemente sean la minoría, de todos modos... ¿qué debería cumplir el hombre que acepte una escort como pareja?

1. Confiar en sí mismo

Para estar al lado de una mujer deseada por muchos, hay que tener tu autoestima elevada, incluso eliminar cualquier barrera emocional y psicológica que haga pensar que no se está a la altura de las circunstancias en presencia de semejante mujer. No es inalcanzable, es como cualquier chica, es su trabajo lo particular. Es alguien común, como cualquiera. Con las mismas pasiones y sueños que todos... pero con un trabajo distinto.

2. Confiar en ella

Algo dentro de cada uno dicta si las decisiones que tomamos están bien o mal alineadas. Siendo fiel a esta voz, no hay mejor alternativa que confiar en tu pareja, no solo para esta situación, sino en cualquier pareja. No pensar demasiado en su trabajo es fundamental. No todas las escort tratan con extraños, algunas tienen clientes habituales, y es muy probable que ganen los celos. Si eso pasa, hablar con ella, comentarle sentimientos y ser honesto, es una manera sana de salir adelante.

3. Aceptar los gajes del oficio

Puede pasar que no quiera tener sexo un día. Si no tiene ganas no significa que te quiera menos o sienta menos atracción. Las personas que ejercen el trabajo sexual son personas como vos y yo. Y así como vos y yo tenemos un mal día en el trabajo, ellas también. Puede que termine tocada por avatares de la jornada de una escort…Un trabajo así, aunque no siempre, tiene un fuerte depósito emocional, muchos hombres descargan sus pesares en la hora que dura el servicio, y puede pasar que ésto cale hondo en la sensibilidad de cada persona.

4. Comunicar efectivamente

Obviamente la buena comunicación y la honestidad son la clave. Es el único modo de transmitir lo que se está sintiendo, hablando. Y una relación siempre va a ser más cómoda y llevadera si ambos aceptan esta circunstancia, porque seguramente los va a ayudar en la construcción de la confianza. No pueden existir secretos, la comunicación debe ser plena y la pareja debe ser un lugar sagrado en donde se encuentren una vez la jornada termine.

5. Entender que es su trabajo

¿Cuál es el problema en que ella tenga esta profesión y quiera tener una pareja estable? Hay que aceptarlo, es un trabajo y se debe respetar como tal. Porque para ellas es como tener una carrera, es un trabajo emocionalmente intenso que demanda cierto compromiso como si se tratara de cualquier otra profesión. Es fascinante ver cómo estas mujeres mantienen un equilibrio entre su vida profesional y personal.

Cada persona ha transcurrido la vida de manera única y eso nos da circunstancias diferentes y nos hace diferentes. Ella ha transitado un camino que la llevó a ser escort, independientemente de cómo lo ejerza, si le gusta, o no, la realidad es que todos cargamos con una cruz distinta y cada persona de manera individual y muy personal sabe qué lo llevó a eso y por qué. La tarea de la pareja es intentar emparentar, comprender y compadecer todas las aristas, buenas o malas.

Muchas escorts mantienen relaciones respetuosas donde sus parejas saben que su trabajo es el sexo... el trabajo sexual, y no las estigmatizan por eso. Así que si te gusta esa chica, hay atracción, y ella te elige, ya ganaste… "el amor se encuentra en los lugares más inusuales".